Publié le Laisser un commentaire

Funcionamiento de una lavadora Elisa

El lavador de ELISA ha sido diseñado para realizar las operaciones de lavado que se encuentran involucradas en la técnica de ELISA por lo que su adecuado funcionamiento resulta crítico,  para garantizar que la técnica de ELISA funciona de forma apropiada. 

sa

El lavado es una de las etapas que se debe realizar cuando se efectúan análisis, utilizando la técnica de ELISA. Se emplean para el efecto soluciones especiales. Entre las más usadas se encuentra la solución bufferfosfatada o PBS. La solución buffer fosfatada tiene una estabilidad de 2 meses, si se la conserva a 4 °C. Se estima que para el lavado de una microplaca se requiere entre 1 y 3 litros de solución. Se estima que en cada pozo se utilizan 300 µl de solución de lavado por ciclo. El lavado es una operación que se puede realizar manualmente, pero si se tienen demandas altas y si se trabaja con sustancias potencialmente contaminadas, es mejor utilizar un equipo de lavado automatizado. Entre los procesos de lavado se destacan los siguientes:

Aspiración de arriba hacia abajo: Cuando se inicia la fase de aspiración, las agujas se desplazan verticalmente y la aspiración se inicia de inmediato; estas entran en el líquido; el proceso continúa hasta que las agujas alcanzan la posición máxima inferior, muy cerca del fondo de los pozos, momento en el que se detienen para evitar succionar aire que fluiría necesariamente sobre las paredes laterales interiores de los pozos. Este tipo de aspiración previene que corrientes de aire sequen la proteína unida sobre la superficie de los pozos.

Aspiración y dispensación simultáneas: En este tipo de lavado los sistemas de lavado y aspiración funcionan simultáneamente, generando una turbulencia controlada dentro del pozo que remueve las sustancias no unidas durante los tiempos estimados de reacción.

 • Aspiración desde el fondo de los pozos: En este sistema, la aspiración del fluido contenido en los pozos se efectúa posicionando inicialmente las agujas de aspiración en una posición muy cercana al fondo, iniciando en seguida un ciclo de succión que generalmente es controlado por tiempo. Este sistema puede llegar a aspirar aire si hay diferencias en los niveles de llenado de los tanques.

¿Qué consideraciones debo tomar en cuenta para que el lavador de ELISA opere correctamente?

Se necesita disponer de lo siguiente:

  • Un ambiente limpio, libre de polvo.
  • Una mesa de trabajo estable. Se aconseja que la misma esté alejada de equipos que generen vibraciones –centrífugas, agitadores–, que tenga un tamaño adecuado para que permita ubicar, al lado del lavador de ELISA, los equipos complementarios requeridos para efectuar la técnica en mención: analizador, incubadora, dispensador y computador con periféricos.
  • Una toma eléctrica con polo a tierra en buen estado, conectada a una acometida que cumpla con las normas y estándares eléctricos implementados en el país o el laboratorio. En los países americanos se utilizan generalmente voltajes de 110 V y frecuencias de 60 Hz.

Mantenimiento básico (Frecuencia Diaria)

  • Verificar el volumen dispensado.
  • Comprobar la uniformidad del llenado.
  • Verificar la eficiencia del subsistema de aspiración.
  • Confirmar la limpieza de las agujas de suministro y extracción.
  • Limpiar el lavador con agua destilada después de haberlo utilizado, para remover cualquier vestigio de sal en los conductos de los subsistemas de suministro y extracción. Las agujas pueden mantenerse sumergidas en agua destilada.
  • Verificar la limpieza del cuerpo del lavador. Si es del caso, limpiar las superficies exteriores con una pieza de tela humedecida, con un detergente suave.

 Mantenimiento preventivo (Frecuencia Trimestral)

  • Desensamblar y limpiar los conductos y conectores. Verificar la integridad de los mismos. Si de detectan fugas o vestigios de corrosión, ajustar y/o reemplazar.
  • Verificar la integridad de los componentes mecánicos. Lubricar de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • Comprobar el ajuste de cada uno de los subsistemas. Calibrar de acuerdo a las recomendaciones del fabricante.
  • Confirmar la integridad del conector eléctrico y el cable de interconexión.
  • Verificar la integridad del fusible, y que sus puntos de contacto estén limpios.

En Kalstein ponemos a su disposición  un sofisticado  sistema de lavado de microplacas para ELISA. De gran utilidad para la adecuada ejecución de esta técnica de laboratorio clínico. Por eso le invitamos a echar un vistazo AQUI

¡Comparte en tus redes sociales!